La vacuna de Oxford/AstraZeneca contra la COVID-19: lo que debe saber

Actualizado el 17 de marzo de 2021 para reflejar que la OMS ha aprobado dos versiones de la vacuna de AstraZeneca/Oxford contra la COVID-19 para su uso de emergencia. El 19 de abril de 2021 se realizó una nueva actualización para reflejar la declaración más reciente del Comité Consultivo Mundial de la OMS sobre Seguridad de las Vacunas.

El Grupo de Expertos de Asesoramiento Estratégico sobre inmunización (SAGE) de la OMS ha publicado recomendaciones provisionales para el uso de la vacuna de Oxford/AstraZeneca (AZD1222) contra la COVID-19.

En el presente artículo se ofrece un resumen de dichas recomendaciones provisionales. Se puede acceder al documento de orientación aquí.

¿Quién debería ser vacunado primero?

Dado que los suministros vacunales son limitados, se recomienda dar prioridad a los trabajadores de la salud en riesgo elevado de exposición y a las personas mayores, en particular las que tienen 65 años o más.

Los países pueden consultar la Hoja de ruta de la OMS para el establecimiento de prioridades y el Marco de valores de la OMS como guías para el establecimiento de prioridades en los grupos destinatarios.

¿Quién más puede vacunarse?

Se recomienda vacunar a las personas con comorbilidades que se ha constatado que aumentan el riesgo de sufrir una forma grave de COVID-19, en particular obesidad, enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias y diabetes.

Si bien se requieren más estudios para las personas con VIH o con afecciones autoinmunitarias o que están inmunodeprimidas, quienes se encuentren en esta categoría y formen parte de un grupo para el que se recomienda la vacunación podrán vacunarse tras recibir información y asesoramiento.

Se puede ofrecer la vacuna a las personas que hayan pasado la COVID-19. Ahora bien, puede que estas deseen postergar su vacunación hasta seis meses después de la infección por SARS-CoV-2, para que se vacunen primero otras personas que puedan necesitarlo más urgentemente.

La vacuna puede ofrecerse a una mujer lactante que forme parte de un grupo considerado prioritario para vacunarse. La OMS no recomienda interrumpir la lactancia tras la vacunación.

¿Deben vacunarse las mujeres embarazadas?

Si bien el embarazo incrementa el riesgo de padecer una forma grave de la COVID-19, se dispone de pocos datos para evaluar la seguridad de la vacuna en la gestación.

Las mujeres embarazadas pueden vacunarse si los beneficios superan los posibles riesgos de la vacuna.

Por ello, las embarazadas con riesgo alto de exposición al SARS-CoV-2 (por ejemplo, personal de salud) o con comorbilidades que aumentan el riesgo de sufrir una forma grave de la enfermedad, pueden vacunarse en consulta con su proveedor de atención de salud.

¿Para quién no está recomendada la vacuna?

Las personas con antecedentes de reacción alérgica fuerte a algún componente de la vacuna no deberían vacunarse.

No se recomienda la vacuna para menores de 18 años, a reserva de los resultados de nuevos estudios.

¿Cuál es la dosificación recomendada?

La dosificación recomendada es la siguiente: dos dosis administradas por vía intramuscular (0,5 ml cada una) separadas por un intervalo de entre 8 y 12 semanas.

Es necesario realizar más investigaciones para comprender la posible protección a más largo plazo tras una sola dosis.

¿Es segura?

La OMS ha incluido dos versiones de la vacuna, producidas por AstraZeneca-SKBio (República de Corea) y el Serum Institute of India, para uso de emergencia. Cuando la vacuna se sometió a la consideración del SAGE, había sido revisada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

La EMA ha evaluado exhaustivamente los datos sobre la calidad, seguridad y eficacia de la vacuna y ha recomendado que se conceda una autorización de comercialización condicional para las personas de 18 años y más.

El Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas, un grupo de expertos que ofrece a la OMS orientaciones independientes y autorizadas sobre el uso seguro de las vacunas, recibe y evalúa los informes sobre eventos de seguridad sospechosos que pueden tener consecuencias internacionales.

¿La vacuna es eficaz?

La vacuna AZD1222 contra la COVID-19 tiene una eficacia del 63,09% contra la infección sintomática por SARS-CoV-2.

Los intervalos más amplios entre dosis dentro del rango de 8 a 12 semanas están asociados a una mayor eficacia de la vacuna.

¿Funciona contra las nuevas variantes?

El SAGE ha examinado todos los datos disponibles sobre la eficacia de la vacuna en los entornos de las variantes que suscitan preocupación. Actualmente el SAGE recomienda que la vacuna AZD1222 se utilice con arreglo a la Hoja de ruta de la OMS para el establecimiento de prioridades, incluso si las variantes del virus están presentes en un país. Los países deben evaluar los riesgos y beneficios teniendo en consideración su situación epidemiológica.

Las conclusiones preliminares ponen de relieve la necesidad urgente de adoptar un enfoque coordinado para la vigilancia y evaluación de variantes y sus posibles efectos en la eficacia de las vacunas. A medida que se disponga de nuevos datos, la OMS actualizará las recomendaciones como corresponda.

¿Previene la infección y la transmisión?

No se dispone de datos pertinentes sobre el efecto de la vacuna AZD1222 en la transmisión o excreción del virus.

Mientras tanto, debemos mantener y reforzar las medidas de salud pública que funcionan: usar mascarilla, mantener distanciamiento físico, practicar el lavado de manos, mantener la higiene respiratoria y al toser, evitar aglomeraciones y garantizar una buena ventilación.

Al 19 de abril de 2021, se ha demostrado la seguridad y la eficacia de la vacuna de Oxford-AstraZeneca como protección de las personas de los riesgos sumamente graves asociados a la COVID-19, que incluyen la muerte, la hospitalización y la enfermedad grave. Lea la declaración – en inglés  emitida el 16 de abril de 2021 por el Comité Consultivo Mundial de la OMS sobre Seguridad de las Vacunas acerca de la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19, en la que se trata sobre los informes de efectos secundarios muy raros. El Consejo de Organizaciones Internacionales de Ciencias Médicas clasifica los efectos adversos de los medicamentos y las vacunas en las siguientes categorías en función de su frecuencia:

Muy comunes: > 1/10

Comunes (frecuentes): >1/100 y <1/10

Poco comunes (infrecuentes): >1/1000 y <1/100

Raros: > 1/10000 y <1/1000

Muy raros: < 1/10000

 

Fuente: Organizacion Mundial de la Salud

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.