La formacion de los intelectuales. Antonio Gramsci. Informe de lectura

En este texto Gramcsi comienza preguntándose si los intelectuales son un grupo social autónomo e independiente, si tienen una categoría propia y especializada. Es así que analizando dos formas en la primera se marca que cada grupo social al nacer en el terreno originario de una función esencial en el mundo de la producción económica se crean uno o más rangos de intelectuales los que le otorgan homogeneidad y conciencia de la propia función, en los campos sociales, políticos y económicos. En esta parte el autor habla de intelectuales orgánicos y son generalmente especializaciones de aspectos parciales de la actividad primitiva. Para hacer otro apartado entiende que cada grupo social al surgir de la estructura económica encuentra categorías intelectuales preexistentes y que aparecen como representantes de la continuidad histórica los que no son interrumpidos por los cambios radicales de las formas políticas y sociales, menciona aquí a los eclesiásticos como categoría intelectual orgánicamente ligada a la aristocracia terrateniente. También remarca que todos los hombres son intelectuales, pero no todos los hombres tienen en la sociedad la función de intelectuales asimismo no existe actividad humana de la que se pueda excluir la intervención intelectual, siendo una persona capaz de elaborar criticamente su propia existencia y de esa forma elaborar una nueva concepción del mundo. Destaca además que en el mundo moderno la educación técnica esta ligada al trabajo industrial esta debe ser la base para el nuevo tipo de intelectual el que debe ser constructor, organizador y persuasor constante. Más adelante toma como referencia a la cual para decir que es el instrumento para la formación de intelectuales y que existe una suerte de medida para entender la función de manera objetiva esto está dado por las cantidades de escuelas especializadas y su jerarquización, también se puede medir el grado de desarrollo técnico alcanzado socialmente por la cantidad y calidad de fábricas. Existen grupos sociales que tradicionalmente “producen” intelectuales, como la pequeña y mediana burguesía terrateniente y algunos estratos de la pequeña y mediana burguesía urbana entonces se pregunta ¿Cómo es la relación entre los intelectuales y el mundo de la producción? No es inmediata, sino mediata, en grado diverso en todo el tejido social y en el complejo de las superestructuras, en los que los intelectuales son ‘funcionarios’”. Los intelectuales operan en el plano de la superestructura, donde se diferencia dos grandes planos:

–  sociedad civil:  está formada por  el conjunto de  organismos  vulgarmente llamados  “privados”  y tiene la función de hegemonía (consenso) que el grupo dominante ejerce sobre toda la sociedad;

– sociedad política o Estado: que tiene una relación con el aparato de coerción y que se asocia a la función de “dominio directo” o de comando, que se expresa en el Estado y en el gobierno “jurídico”. En este esquema, las tareas desarrolladas por los intelectuales son organizativas y conectivas. Los intelectuales son los “empleados” del grupo dominante para el ejercicio de las funciones subalternas de la hegemonía social y del gobierno político:

– del consenso “espontáneo” que las grandes masas de la población dan a la dirección impuesta a la vida social por el grupo fundamental dominante, consenso que históricamente nace del prestigio que el grupo dominante deriva de su posición y de su función en el mundo de la producción.

Antonio Gramsci .Es considerado como uno de los más destacados teóricos del marxismo por sus aportes teóricos en conceptos como hegemonía cultural, bloque hegemónico y posmodernismo en relación a la sociedad de consumo.

El autor hace una diferenciación entre los intelectuales de tipo rural y de tipo urbano destacando que los de tipo urbano crecieron al mismo tiempo que la industria estando ligados a su destino mientras que su función puede ser comparada con la de los oficiales subalternos del ejercito ya que no tienen ninguna iniciativa autónoma para elaborar planes de construcción, poniendo en relación a la masa instrumental con el empresario mientras que elaboran la ejecución inmediata de un plan de producción establecido por las industrias controlando las etapas laborales elementales. Están muy “estandarizados” y se confunden cada vez más con el estado mayor industrial propiamente dicho. No ejercen ninguna función política sobre su masa instrumental a veces, las masas instrumentales ejercen un influjo político sobre los técnicos a través de sus intelectuales orgánicos.  Para referirse a los intelectuales del tipo rural entiende que son en gran parte “tradicionales” y que se encuentran ligados a la masa social campesina y pequeño – burguesa de la ciudad todavía no formada y puesta en movimiento por el sistema capitalista poniendo en contacto a la masa campesina con la administración estatal (abogados, notarios etc.) teniendo además una función político social , agrega además que su nivel de vida es superior a la media, los campesinos admiran esta posición pero a veces la desprecian. Plantea además que el punto central es la distinción entre  los intelectuales como categoría orgánica de cada grupo social fundamental y los intelectuales como categoría tradicional. Desde este punto de vista, el problema se plantea en torno al partido político moderno: ¿cuál es la relación entre éste y los intelectuales? Es en este punto donde Gramsci hace algunas distinciones: a) para algunos grupos sociales el partido político es el modo de articular la propia categoría de intelectuales orgánicos en el campo político y filosófico y no ya en el campo de la actividad económica; b) para todos los grupos sociales, el partido es el mecanismo que permite la unión entre los intelectuales tradicionales y los intelectuales orgánicos del grupo dominante; y el partido cumple esta función en forma dependiente de su función fundamental, que es formar sus propios componentes. Entonces afirma que un intelectual que entra a formar parte del partido político de un determinado grupo social, se confunde con los intelectuales orgánicos del mismo grupo. Por eso todos los miembros de un partido político deben ser considerados como intelectuales. A su vez, también es necesario un análisis histórico de la formación de los intelectuales tradicionales y para ello propone un análisis histórico de la formación de los intelectuales tradicionales haciendo un pasaje por los distintos países entre ellos Italia, Francia, Inglaterra, Alemania y Rusia entre otros.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *